Fundahigado America

Frutas para el hígado

Frutas para el hígado
Entre los alimentos que pueden ayudar a la protección contra enfermedades hepáticas, las frutas y los frutos secos son de los mejores para el hígado.

El hígado es uno de los órganos más importantes de nuestro organismo y una dieta buena y balanceada, con alimentos de calidad, nos permite protegerlo de cualquier enfermedad hepática, además de contribuir a que no se desarrollen otras enfermedades que pueden afectarlo, como la obesidad. 

Dentro de este grupo de alimentos que son altamente beneficiosos para el cuerpo, las frutas son de los más recomendables para el hígado, ayudando a reducir síntomas y a limpiar el órgano. Igualmente, algunas frutas tienen componentes que asisten en la absorción de nutrientes y en la metabolización de procesos digestivos.

Mejores frutas para el hígado

Los mejores frutos secos para el hígado son las almendras, las nueces y el maní

Frutos secos

Los frutos secos son de las mejores frutas para el hígado que existen porque se pueden encontrar en gran variedad y tienen nutrientes valiosos que pueden ayudar a mejorar las condiciones del órgano hepático. 

La mayoría de los frutos secos tiene una gran cantidad de fibra y grasas saludables, además de omega 3, lo cual contribuye a la absorción de grasa en el cuerpo y ayuda a controlar el colesterol. Otro nutriente valiosos que tienen los frutos secos y que los hacen buenos para el hígado es la vitamina E, por sus cualidades antioxidantes.

Todo esto protege al organismo y al hígado de acumular grasa en exceso y las consecuencias posteriores que esto puede acarrear, como lo son el desarrollo de obesidad o diabetes.

De hecho, en 2019 un estudio determinó que las personas cuyas dietas contienen un mayor porcentaje de frutos secos suelen presentar menores riesgos de padecer de la enfermedad del hígado graso.

Algunos de los frutos secos que más se recomiendan y además son de fácil acceso para la mayoría de la población son:

  • Almendras
  • Nueces
  • Maní
  • Merey
  • Avellanas

Aunque los frutos secos son altamente beneficiosos, se deben consumir con moderación puesto que una pequeña cantidad puede tener muchas calorías. Por ello, les recomendamos agregarlas como complementos en yogures, macedonias, ensaladas y otras recetas, o consumirlos en granolas integrales.

Pomelos o toronjas, son frutas cítricas y muy amargas que ayudan al procesamiento de grasas

Toronjas

Las frutas cítricas, en su mayoría, son excelentes frutas para el hígado, pero quizá una de las mejores es la toronja. 

La toronja, también llamada pomelo, es una fruta crítica de sabor amargo muy popular entre aquellos apasionados por la vida saludable. Esto se debe a que la toronja tiene altos niveles de antioxidantes que protegen el hígado de manera natural. Los dos principales componentes son la naringenina y la naringina.

Estos antioxidantes han probado ser beneficiosos ya que ayudan a reducir la inflamación en el hígado y además protegen sus células de posibles daños, evitando que se desarrolle fibrosis y otras condiciones crónicas.

Además, la naringenina puede ayudar a reducir los niveles de grasa y estimula las enzimas que la metabolizan para quemarla más rápido.

 Los arándanos son de las mejores frutas para el hígado por su cualidad de antioxidantes

Arándanos rojos y azules

Los arándanos rojos y azules son frutas o bayas que, como la toronja, contiene antioxidantes muy beneficiosos, al igual que antocianina, que les da su color característico. Asimismo, los arándanos azules contribuyen a mejorar el sistema inmunológico y la producción de enzimas antioxidantes.

Para la absorción de estos componentes, se pueden consumir las frutas enteras, o bien su extracto o jugo. Particularmente los arándanos azules, o en su defecto, el extracto de estas, ha probado ser efectivo en reducir el desarrollo de cáncer de hígado, aunque se requieren más estudios sobre esto para determinar su efectividad.

El aguacate es una fuente rica en grasa saludables y una de las frutas más versátiles

Aguacates

Tal como los frutos secos, los aguacates se consideran otra fuente de grasas saludables y una de las mejores frutas para el hígado. El aguacate es rico en fibra también, lo que ayuda a controlar la sensación de hambre y a digerir más lentamente los alimentos. 

Además, es una de las frutas más versátiles que hay, puesto que con él se pueden realizar postres, ensaladas, aderezos, salsas y más. 

Es importante establecer que todas las dietas varían según las condición del paciente y otras afecciones que este pueda tener que le impidan consumir alguna de estas frutas. Una buena alimentación suele ser suficiente para cuidar del hígado y de todo nuestro cuerpo, por lo que siempre es recomendable visitar a un nutricionista y consumir vegetales y frutas frescas o congeladas que nos aporten el máximo de nutrientes.

Verónica Guillén, redacción
Pasante de Contenidos Fundahígado América

Eugenia Jiménez Alvarez, revisión
Asistente a la coordinación Fundahigado América
Licenciada en Ciencias Biomédicas

Fuentes:

NOTICIAS RECIENTES

¿Qué es el síndrome de Gilbert?

El síndrome de Gilbert es una enfermedad genética, se hereda de los padres y afecta los niveles de bilirrubina en el torrente sanguíneo.

Causas de la colangitis

La colangitis podría ser la consecuencia de una coledocolitiasis, que es la presencia de cálculos en los conductos biliares.

HISTORIAS DE PACIENTES

Génesis

Génesis tiene 3 años y nació en Costa Rica con una enfermedad hepática congénita.

Elías

Elías es un joven adolescente con enfermedad hepática avanzada.

Jin

Jin recibió un segmento del hígado de su padre en mayo de 2015.

Dianny

Dianny es una niña de 8 años, nació con una enfermedad hepática congénita.