Fundahigado America

Hígado graso no alcohólico: los detalles que debemos saber de esta enfermedad

Buena alimentacción para evitar el hígado graso
Hígado graso no alcohólico: los detalles que debemos saber de esta enfermedad

La esteatosis hepática no alcohólica, o hígado graso no alcohólico, es una de las enfermedades que se manifiesta frecuentemente en personas con sobrepeso. Aquí sabremos los riesgos de padecer la enfermedad y a cómo evitarla. 

En el artículo anterior hablamos de que una de las complicaciones del hígado que más se manifiesta es el hígado graso no alcohólico. Esta enfermedad es ocasionada cuando una persona aumenta de peso y acumula abundancia de grasa en el organismo. Si el porcentaje de grasa es cada vez mayor y se mantiene durante mucho tiempo, se produce inflamación en el hígado.

A  su vez, mencionamos que existen dos tipos de padecimiento del hígado graso no alcohólico, los cuales son hígado graso simple y esteatosis hepática no alcohólica, ambos tienen la característica de inflamación en el hígado pero uno presenta síntomas y el otro no.

Te invitamos a ver qué causa la enfermedad por hígado graso no alcohólico y la esteatohepatitis no alcohólica y cuáles son las señales o síntomas que se deben tomar en cuenta para esta enfermedad. En esta oportunidad, hablaremos de cómo se diagnostica esta condición hepática, los riesgos y cómo tratarla.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad por hígado graso no alcohólico?

Por lo general, el diagnóstico se sospecha primero en aquellas persona que sufren de sobrepeso con resultados ligeramente elevados en los exámenes hepáticos realizados durante cualquier análisis habitual de sangre. 

Actualmente, algunos expertos recomiendan que a todo niño u adolescente obeso se le revisen las enzimas hepáticas, pues la enfermedad por hígado graso no alcohólico pueda existir aunque los resultados de los análisis de sangre sean normales.

No es fácil identificar la enfermedad del hígado graso no alcohólico ya que, a menudo, los síntomas no son realmente perceptibles . Un especialista en el área de medicina puede sospechar que padece de esteatohepatitis si obtiene resultados anormales en las pruebas del hígado que se haya hecho por otras razones. Para hacer un diagnóstico, su médico utilizará:

  • Su historia clínica.
  • Un examen físico.
  • Varias pruebas, incluyendo análisis de sangre e imágenes, y a veces una biopsia.

¿Cuáles son los riesgos de padecer la enfermedad esteatohepatitis no alcohólica?

A pesar de que las personas que padecen de la condición de hígado graso no alcohólico por lo general no presentan problemas fruto de la afección, alrededor de 25% de quienes presentan la enfermedad podrían generar una fibrosis hepática que empeora con el tiempo. Generalmente, el avance de la fibrosis es lento y puede demorar años o hasta décadas.

Para algunos pacientes, la fibrosis puede estabilizarse y se encuentran casos en los que las personas pierden una cantidad considerable de peso y luego se comprueba que la fibrosis se revirtió. 

En otras personas, en cambio, la afección continúa avanzando y se acumula tejido fibroso en el hígado, derivando en cirrosis. En Estados Unidos, cada vez es más común que la razón para ejecutar un trasplante de hígado sea por esteatohepatitis no alcohólica.

¿Cuáles son los tratamientos para el hígado graso?

Para el hígado graso no alcohólico, los médicos recomiendan perder peso. Esto ayuda a reducir la grasa, la inflamación y la fibrosis en el hígado. Si un doctor cree que un medicamento es la causa del hígado graso, es necesario parar el consumo del mismo. A su vez, es posible que deba bajar la dosis de dicha medicina en forma gradual o puede que tenga que tomar otro medicamento en su lugar.

No hay medicamentos que hayan sido aprobados para tratar el hígado graso. Los estudios están buscando si un determinado medicamento para la diabetes o la vitamina E puede ayudar, pero se necesita mayor investigación.

Es importante controlar el consumo de energía ya que la que no se utilice en el día a día, se transformará en nueva grasa, que también se acumula en el hígado. Así que tener una dieta balanceada y hacer ejercicio son buenas opciones.

Oriana Arenas, redacción

Pasante de contenidos Fundahígado América

Eugenia Jiménez Alvaréz, revisión

Asistente a la coordinación Fundahígado América

Licenciada en Ciencias Biomédicas

NOTICIAS RECIENTES

Los fármacos y sus efectos en el hígado

Algunos fármacos que consumimos pueden ser perjudiciales para la salud y el funcionamiento del hígado. Generalmente, dicho órgano podría presentar problemas por algún fármaco pero

healthy liver

¿Cómo tener un hígado saludable?

Un hígado saludable es el reflejo de una buena alimentación y una vida saludable en general, por ello, es necesario conocer algunas prácticas que se

HISTORIAS DE PACIENTES

Génesis

Génesis tiene 3 años y nació en Costa Rica con una enfermedad hepática congénita.

Elías

Elías es un joven adolescente con enfermedad hepática avanzada.

Jin

Jin recibió un segmento del hígado de su padre en mayo de 2015.

Dianny

Dianny es una niña de 8 años, nació con una enfermedad hepática congénita.