Fundahigado America

¿Cómo tener un hígado saludable?

healthy liver
¿Cómo tener un hígado saludable?

Un hígado saludable es el reflejo de una buena alimentación y una vida saludable en general, por ello, es necesario conocer algunas prácticas que se pueden implementar en la cotidianidad para cuidar de este importante órgano.

El hígado, al igual que todos los órganos del cuerpo, debe tener un cuidado especial y evitar caer en excesos para conservarlo y no provocar enfermedades hepáticas como el hígado graso. 

La buena noticia es que, a pesar de ser un órgano algo delicado, hay formas de protegerlo y alimentos que ayudarán a mantenerlo sano y listo para cumplir sus funciones. 

Es importante tomar en cuenta que la mejor manera de combatir la enfermedad hepática es evitarla, si es posible.

6 formas de lograr mantener un hígado saludable

  1. Mantener un peso saludable: si es obeso o tiene algo de sobrepeso, corre el riesgo de tener un hígado graso que puede conducir a la enfermedad del hígado graso no alcohólico. La pérdida de peso puede desempeñar un papel importante para ayudar a reducir la grasa del hígado.
  1. Come una dieta balanceada: Evite comidas altas en calorías, grasas saturadas, carbohidratos refinados. No coma mariscos crudos o poco cocidos. Para una dieta bien ajustada, coma fibra, que puedes obtener de frutas frescas, verduras, panes integrales, arroz y cereales. Coma también carne (pero limite la cantidad de carne roja), lácteos (leche baja en grasa y pequeñas cantidades de queso) y grasas (las grasas «buenas» que son monoinsaturadas y poliinsaturadas, como aceites vegetales, nueces, semillas y pescado) . La hidratación es fundamental, así que bebe mucha agua.
  1. Hacer ejercicio regularmente: Cuando hace ejercicio constantemente, ayuda a quemar los triglicéridos como combustible y también puede reducir la grasa del hígado.
  1. Evita las toxinas: pueden dañar las células del hígado. Limite el contacto directo con toxinas de productos de limpieza y aerosoles, insecticidas, productos químicos y aditivos. Cuando use aerosoles, asegúrese de que la habitación esté ventilada y use una máscara. no fumes.
  1. Usa el alcohol de manera responsable: las bebidas alcohólicas pueden crear muchos problemas de salud. Pueden dañar o destruir las células del hígado y dejar cicatrices en el hígado. Hable con su médico acerca de qué cantidad de alcohol es adecuada para usted. Es posible que le aconsejen que beba alcohol con moderación o que lo deje por completo.
  1. Evitar el uso de drogas ilícitas: las drogas ilícitas incluyen marihuana, cocaína (incluido el crack), heroína, alucinógenos, inhalantes o psicoterapéuticos de venta con receta utilizados sin fines médicos.

3 alimentos que deben estar en nuestra dieta para mantener un hígado saludable

La salud hepática depende también de nuestros hábitos alimenticios y no solo de las actividades que realizamos frecuentemente. Escoger bien qué comemos puede minimizar el riesgo de sufrir enfermedades.

Café: una bebida tan admirada como criticada. A pesar de las dudas sobre su consumo, existen evidencias de que es bueno para el hígado. 

Una revisión que apareció en la revista Liver International, en 2013, sugiere que el café protege contra problemas como la enfermedad del hígado graso. 

Avena: Comer fibra es muy saludable y positivo para diferentes funciones de nuestro organismo, como la digestión. Además, algunas de ellas, como la que proviene de la avena, pueden ser especialmente útiles para el hígado, ya que son ricas en compuestos llamados beta-glucanos.

Como informa un estudio de 2017 en el International Journal of Molecular Sciences, los beta-glucanos son muy activos biológicamente en el cuerpo. De hecho, se demostró que ayudaron a reducir la cantidad de grasa almacenada en el hígado en ratones. 

Ajo: esta picante planta es otro de los alimentos que puede ayudar a cuidar nuestro hígado. 

Según un estudio de 2016 publicado en Advanced Biomedical Research, el consumo de ajo reduce el peso corporal y el contenido de grasa en personas con hígado graso, sin cambios en la masa corporal magra. 

Esto es beneficioso, en tanto que la obesidad es un factor que contribuye al desarrollo del hígado graso.

Estos alimentos los podemos incluir en nuestra rutina alimentaria sin caer en excesos. Si empezamos a consumirlos frecuentemente podríamos dañar o alterar algún otro órgano de nuestro cuerpo.

Es necesario acotar que consumir una dieta saludable que sea baja en azúcares refinados, alimentos procesados, dulces, refrescos y carbohidratos refinados y  tener una rutina de ejercicios no solo ayudará a tener un hígado sano y evitar enfermedades hepática, también beneficiará otras áreas del cuerpo y de la salud en general.

Oriana Arenas, redacción

Pasante de contenidos Fundahígado América

Eugenia Jiménez Alvaréz, revisión

Asistente a la coordinación Fundahígado América

Licenciada en Ciencias Biomédicas

NOTICIAS RECIENTES

Los fármacos y sus efectos en el hígado

Algunos fármacos que consumimos pueden ser perjudiciales para la salud y el funcionamiento del hígado. Generalmente, dicho órgano podría presentar problemas por algún fármaco pero

HISTORIAS DE PACIENTES

Génesis

Génesis tiene 3 años y nació en Costa Rica con una enfermedad hepática congénita.

Elías

Elías es un joven adolescente con enfermedad hepática avanzada.

Jin

Jin recibió un segmento del hígado de su padre en mayo de 2015.

Dianny

Dianny es una niña de 8 años, nació con una enfermedad hepática congénita.