fbpx

Fundahigado America

¿Conoces acerca de la encefalopatía hepática?

¿Conoces acerca de la encefalopatía hepática?

La encefalopatía hepática es una complicación grave que puede afectar a las personas con enfermedad hepática. En este artículo, exploraremos qué es la encefalopatía hepática, sus grados, cómo se clasifica y si existe tratamiento. ¡Sigue leyendo para aprender más sobre este tema!

¿Qué es la encefalopatía hepática?

La encefalopatía hepática es una disfunción cerebral que se produce como resultado de la acumulación de toxinas en el cuerpo debido a un mal funcionamiento del hígado. Cuando el hígado no puede eliminar adecuadamente las sustancias tóxicas, como el amoníaco, estas se acumulan en la sangre y afectan negativamente al cerebro. Como resultado, las personas pueden experimentar una amplia gama de síntomas neuropsiquiátricos, que van desde cambios sutiles en la personalidad hasta confusión mental y, en casos graves, coma.

¿Cuáles son sus grados?

La encefalopatía hepática se clasifica en diferentes grados según la gravedad de los síntomas. Los grados varían desde una leve alteración del estado mental hasta un estado de coma profundo. 

A medida que la enfermedad progresa, los síntomas pueden empeorar y afectar significativamente la calidad de vida de la persona afectada.

  • Grado 0: en este grado, no se observan alteraciones neurológicas evidentes en el paciente. El estado mental y la función cerebral son normales. No hay síntomas clínicamente detectables de encefalopatía hepática.
  • Grado 1: pueden aparecer síntomas leves y sutiles de encefalopatía hepática. El paciente puede experimentar un deterioro leve del estado mental, como cambios sutiles en la personalidad y una menor capacidad de atención. También pueden presentarse trastornos del sueño, como insomnio o somnolencia diurna. El nivel de conciencia puede fluctuar ligeramente.
  • Grado 2: los síntomas se vuelven más evidentes. El paciente puede presentar desorientación temporal y espacial, dificultades en la memoria y cambios en el comportamiento. También pueden aparecer trastornos del sueño más pronunciados, como un patrón de sueño-vigilia invertido. Además, pueden observarse temblores en las extremidades, y el nivel de conciencia puede fluctuar significativamente.
  • Grado 3: el deterioro del estado mental es más pronunciado. El paciente puede experimentar una confusión significativa, desorientación en tiempo y espacio, dificultades en el lenguaje y en la resolución de problemas. Los trastornos del sueño pueden ser más severos, con períodos de insomnio y somnolencia intensa. También pueden presentarse movimientos involuntarios, como temblores o sacudidas musculares, y reflejos anormales. El nivel de conciencia puede fluctuar entre la somnolencia y la alerta. Es posible la presencia de convulsiones en este grado.
  • Grado 4: este es el grado más grave de encefalopatía hepática. El paciente puede estar en coma o en un estado de estupor profundo, con una pérdida casi total de la respuesta a estímulos externos. Pueden presentarse rigidez muscular, contracciones involuntarias y mioclonías (movimientos rápidos y repentinos de los músculos). La función respiratoria puede estar comprometida, y se requiere una atención médica intensiva para prevenir complicaciones potencialmente mortales.

¿Cómo se clasifica la encefalopatía hepática?

Como se mencionó, la encefalopatía hepática se clasifica en diferentes etapas según los síntomas y la función cerebral. La clasificación más utilizada es la escala de West Haven, que va desde el grado 0 al grado 4. El grado 0 se refiere a la ausencia de síntomas, mientras que el grado 4 indica un estado de coma profundo.

¿Existe tratamiento?

Afortunadamente, existen opciones de tratamiento disponibles para la encefalopatía hepática. El objetivo principal del tratamiento es reducir la acumulación de toxinas en el cuerpo y mejorar la función cerebral. Los enfoques terapéuticos incluyen cambios en la dieta, medicamentos para reducir la producción de amoníaco en el intestino, antibióticos para reducir las bacterias productoras de amoníaco y, en casos graves, la posibilidad de un trasplante de hígado.

Se debe recalcar que la encefalopatía hepática puede ser provocada por otras enfermedades del hígado como la cirrosis. Si bien es cierto que lo mejor que puede hacer para curar una condición es acudir a un profesional, aún mejor es prevenir dicha enfermedad. 

Seguir una dieta balanceada, hacer ejercicio, no exceder el consumo del alcohol, y en fin, no forzar el hígado, puede hacer que este tipo de debilitantes nunca lleguen en un primer lugar, o al menos puede reducir significativamente su riesgo. La encefalopatía puede ser prevenida con éxito, para así no caer en coma y necesitar un trasplante de hígado, lo cual no solo puede resultar traumático para la persona afectada, sino también para aquellos que lo rodean.

Es importante destacar que el tratamiento de la encefalopatía hepática debe ser individualizado y adaptado a las necesidades específicas de cada paciente. Por lo tanto, es fundamental buscar atención médica especializada y seguir las indicaciones del equipo de profesionales de la salud.

En resumen, la encefalopatía hepática es una complicación grave de la enfermedad hepática que afecta la función cerebral debido a la acumulación de toxinas en el cuerpo. Con diferentes grados de gravedad y clasificaciones, es fundamental buscar tratamiento adecuado para manejar los síntomas y mejorar la calidad de vida. 

Si tú o alguien que conoces está experimentando síntomas de encefalopatía hepática, te recomendamos consultar a un médico especialista para obtener un diagnóstico preciso y recibir el tratamiento adecuado.

Pío Hernández, redacción
Pasante de contenidos Fundahígado América

Daniela Malavé Montilla, editora
Licenciada en Comunicación Social

Eugenia Jiménez Alvaréz, revisión
Asistente a la coordinación Fundahígado América
Licenciada en Ciencias Biomédicas

Fuentes:

NOTICIAS RECIENTES

Hígado y salud su conexión

Explore el papel vital del hígado en la digestión, la desintoxicación, la función inmune y la salud en general, comprendiendo sus funciones e implicaciones para mantener un estilo de vida saludable.

Complicaciones Hepáticas

Sumérgete en el mundo del hígado, comprendiendo sus funciones vitales y cómo abordar las complicaciones a tiempo. La clave está en la detección temprana y tratamientos modernos.

Día Mundial del Trasplante: un regalo de vida

Un órgano sano de un donante vivo puede transformar la vida de alguien que lo necesita. El Día Mundial del Trasplante nos recuerda la importancia de la donación de órganos de donante vivo, especialmente para el trasplante de hígado, que ofrece una segunda oportunidad a las personas con enfermedades hepáticas graves.

HISTORIAS DE PACIENTES

Génesis

Génesis tiene 3 años y nació en Costa Rica con una enfermedad hepática congénita.

Elías

Elías es un joven adolescente con enfermedad hepática avanzada.

Jin

Jin recibió un segmento del hígado de su padre en mayo de 2015.

Dianny

Dianny es una niña de 8 años, nació con una enfermedad hepática congénita.