fbpx

Fundahigado America

Fibrosis hepática: Etapas y tratamiento

Fibrosis hepática: Etapas y tratamiento

La fibrosis hepática es una enfermedad que afecta al hígado y provoca la aparición de tejido cicatricial. En este artículo, exploraremos todo sobre ella, sus síntomas y las diferentes etapas de esta enfermedad hepática. Además, hablaremos de las distintas opciones de tratamiento disponibles.

¿Qué es la fibrosis hepática?

La fibrosis hepática es una enfermedad progresiva caracterizada por la acumulación de tejido cicatricial excesivo en el hígado. Se produce como respuesta a una lesión o inflamación hepática, como la causada por una hepatitis vírica crónica, el abuso del alcohol o la enfermedad del hígado graso no alcohólico (HGNA). A medida que avanza, puede afectar a la función hepática y, si no se trata, desembocar en cirrosis.

¿Cuáles son los síntomas de la fibrosis hepática?

La fibrosis hepática suele progresar en silencio, sin síntomas perceptibles en las primeras fases. A medida que la enfermedad empeora, algunas personas pueden experimentar síntomas como fatiga, molestias abdominales, pérdida de peso inexplicable, ictericia (coloración amarillenta de la piel y los ojos) e hinchazón de piernas y abdomen. Es importante señalar que los síntomas pueden variar en función de la causa subyacente.

¿En qué etapa de la enfermedad hepática se encuentra la fibrosis?

La fibrosis hepática se clasifica en etapas para evaluar el alcance del daño hepático y orientar las decisiones terapéuticas adecuadas. Los sistemas de estadificación utilizados proporcionan una forma estandarizada de clasificar la gravedad de la enfermedad y determinar el pronóstico de las personas con enfermedad hepática. Un sistema de estadificación ampliamente utilizado es el sistema de puntuación METAVIR, que va de F0 a F4.

  1. La etapa F0 indica ausencia de fibrosis, lo que significa que no hay cicatrices ni fibrosis significativas en el hígado. En este estadio, el tejido hepático está relativamente sano y el hígado funciona con normalidad.
  1. La etapa F1 representa una fibrosis mínima, en la que hay una cicatrización leve en el hígado, pero que aún no ha causado ningún deterioro significativo de la función hepática. La fibrosis en este estadio suele ser reversible con un tratamiento adecuado y cambios en el estilo de vida.
  1. La etapa F2, indica fibrosis moderada. En este punto, la cicatrización en el hígado se hace más pronunciada, lo que indica una progresión de la enfermedad hepática. Es crucial intervenir en esta fase para prevenir una mayor fibrosis y las complicaciones subsiguientes.
  1. La etapa F3 corresponde a una fibrosis avanzada. El hígado ha desarrollado una cicatrización extensa y la función hepática puede empezar a verse notablemente afectada. Las personas en este estadio corren un mayor riesgo de desarrollar cirrosis si no se trata eficazmente la causa subyacente.
  1. La etapa F4 significa cirrosis, el estadio más grave de la fibrosis hepática. La cirrosis se caracteriza por la cicatrización generalizada e irreversible del tejido hepático, lo que provoca una disfunción hepática importante. 

En esta fase, la función hepática está gravemente comprometida, lo que afecta a su capacidad para realizar funciones vitales como la desintoxicación, el metabolismo y la coagulación de la sangre. Las personas con cirrosis corren un mayor riesgo de desarrollar complicaciones como hipertensión portal, ascitis (acumulación de líquido en el abdomen), encefalopatía hepática y cáncer de hígado.

Opciones de tratamiento de la fibrosis hepática:

Las opciones de tratamiento de la fibrosis hepática tienen como objetivo prevenir la progresión de la enfermedad, tratar las causas subyacentes y reducir el riesgo de complicaciones. El enfoque terapéutico específico puede variar en función de la causa subyacente de la fibrosis hepática. A continuación se indican algunas opciones de tratamiento habituales:

  1. Modificaciones del estilo de vida: Adoptar un estilo de vida saludable es crucial para controlar la fibrosis hepática. Esto incluye:
  • Mantener una dieta equilibrada: consumir una dieta rica en frutas, verduras, cereales integrales, proteínas magras y grasas saludables, al tiempo que se limita la ingesta de alimentos procesados, grasas saturadas y azúcares añadidos.
  • Abstinencia de alcohol: Es esencial evitar por completo el consumo de alcohol, ya que este puede empeorar el daño hepático y acelerar la progresión de la fibrosis.
  • Ejercicio regular: La práctica regular de actividad física puede ayudar a mejorar la salud general del hígado y reducir el riesgo de complicaciones asociadas a la fibrosis hepática.
  • Control del peso: Mantener un peso saludable y controlar afecciones como la obesidad y la diabetes puede ayudar a aliviar la tensión en el hígado y reducir la progresión de la fibrosis.
  1. Medicación: Dependiendo de la causa subyacente de la fibrosis hepática, pueden prescribirse medicamentos específicos. Estos pueden incluir:
  • Medicinas antivirales: Si la fibrosis hepática está causada por una hepatitis vírica crónica (como la hepatitis B o C), pueden recetarse medicamentos antivíricos para suprimir la replicación vírica y reducir la inflamación del hígado.
  • Medicamentos para afecciones autoinmunes: pueden recetarse medicamentos que suprimen el sistema inmunitario, como corticosteroides o inmunosupresores, para reducir la inflamación del hígado.
  • Medicinas para la enfermedad del hígado graso no alcohólico (EHGNA): pueden recomendarse modificaciones del estilo de vida, pérdida de peso y determinados medicamentos. Estos medicamentos pueden ayudar a reducir la inflamación hepática, la resistencia a la insulina y la acumulación de grasa en el hígado.

Otras opciones de tratamiento

  1. Tratamiento de enfermedades subyacentes: Es esencial tratar y controlar las enfermedades subyacentes que contribuyen a la fibrosis hepática. Por ejemplo
  • Control de la diabetes: controlar la diabetes con medicación y cambios en el estilo de vida minimiza su progresión.
  • Pérdida de peso: en casos donde la obesidad es un factor contribuyente, la pérdida de peso mediante dieta y ejercicio ayuda a reducir la grasa hepática.
  1. Trasplante de hígado: En casos graves de deterioro hepático y complicaciones, se considera el trasplante de hígado.

El trasplante de hígado consiste en sustituir el hígado enfermo por un hígado sano procedente de un donante vivo o fallecido. Esta opción suele reservarse para personas con cirrosis avanzada o insuficiencia hepática.

Conclusión:

La fibrosis hepática es una enfermedad progresiva caracterizada por la acumulación de tejido cicatricial en el hígado. Aunque al principio puede no presentar síntomas perceptibles, su progresión puede provocar daños hepáticos importantes y cirrosis. 

Comprender las etapas de esta enfermedad hepática es crucial para la detección precoz y la intervención oportuna. Al adoptar un estilo de vida sano, seguir la medicación prescrita y considerar la posibilidad de un trasplante cuando sea necesario, las personas con esta enfermedad hepática pueden controlar mejor la enfermedad y mejorar su calidad de vida en general.

Pío Hernández, redacción
Pasante de contenidos Fundahígado América

Daniela Malavé Montilla, editora
Licenciada en Comunicación Social

Eugenia Jiménez Alvaréz, revisión
Asistente a la coordinación Fundahígado América
Licenciada en Ciencias Biomédicas

Fuentes:

NOTICIAS RECIENTES

Recaudación de fondos y trasplante de hígado

Explore cómo la recaudación de fondos hace que los trasplantes de hígado sean accesibles, alivia las cargas financieras y mejora los resultados y la calidad de vida de los pacientes.

Al enfatizar el aspecto humano y emplear estrategias efectivas de recaudación de fondos, podemos apoyar colectivamente a quienes lo necesitan y promover un futuro más saludable para todos.

Hígado y salud su conexión

Explore el papel vital del hígado en la digestión, la desintoxicación, la función inmune y la salud en general, comprendiendo sus funciones e implicaciones para mantener un estilo de vida saludable.

Complicaciones Hepáticas

Sumérgete en el mundo del hígado, comprendiendo sus funciones vitales y cómo abordar las complicaciones a tiempo. La clave está en la detección temprana y tratamientos modernos.

HISTORIAS DE PACIENTES

Génesis

Génesis tiene 3 años y nació en Costa Rica con una enfermedad hepática congénita.

Elías

Elías es un joven adolescente con enfermedad hepática avanzada.

Jin

Jin recibió un segmento del hígado de su padre en mayo de 2015.

Dianny

Dianny es una niña de 8 años, nació con una enfermedad hepática congénita.