fbpx

Fundahigado America

Cáncer de hígado: mitos comunes que debe conocer

Cáncer de hígado: mitos comunes que debe conocer

El cáncer de hígado es una enfermedad grave que afecta a millones de personas en todo el mundo. Como ocurre con cualquier enfermedad, existen numerosos mitos y conceptos erróneos en torno al cáncer de hígado que pueden generar confusión y desinformación. 

En este artículo, desmentiremos algunos de los mitos más comunes asociados al cáncer de hígado y le proporcionaremos información precisa para aumentar su conocimiento y comprensión de esta enfermedad.

Mito 1: El cáncer de hígado tiene una alta tasa de supervivencia

La tasa de supervivencia del cáncer de hígado varía significativamente en función del estadio en el que se diagnostica. Por lo general, el cáncer de hígado suele diagnosticarse en un estadio avanzado, lo que puede reducir la tasa de supervivencia global. 

Es fundamental comprender que la detección precoz mediante revisiones médicas y pruebas de detección periódicas puede mejorar en gran medida las probabilidades de éxito del tratamiento y una mayor tasa de supervivencia.

Mito 2: El tratamiento del cáncer siempre implica cirugía

Aunque la cirugía puede ser una opción de tratamiento eficaz para algunos casos de cáncer de hígado, no es el único método disponible. La elección del tratamiento depende de varios factores, como el estadio del cáncer, el estado general de salud del paciente y la extensión de la metástasis, si la hay. 

Los tratamientos para el cáncer de hígado pueden incluir cirugía, trasplante de hígado, radioterapia, quimioterapia, terapia dirigida e inmunoterapia. El plan de tratamiento se adapta a las necesidades de cada paciente y a las características de su cáncer.

Mito 3: El cáncer de hígado y la metástasis son lo mismo

La metástasis se refiere a la propagación del cáncer desde su localización original a otras partes del cuerpo. En efecto, el cáncer de hígado puede metastatizar, es decir, puede extenderse a otros órganos o tejidos. Sin embargo, la metástasis no es lo mismo que el cáncer de hígado propiamente dicho. 

El cáncer de hígado que se ha extendido a otros órganos sigue considerándose cáncer de hígado y se trata como tal. Es importante diferenciar entre la localización del cáncer primario y cualquier localización secundaria de metástasis a la hora de discutir las opciones de tratamiento y el pronóstico.

Mito 4: Sólo las personas que consumen alcohol padecen cáncer de hígado

Realidad: Aunque el consumo excesivo de alcohol es un factor de riesgo del cáncer de hígado, no es la única causa. Las infecciones crónicas por los virus de la hepatitis B o C se encuentran entre las causas más frecuentes de cáncer de hígado en todo el mundo. 

Otros factores de riesgo son la obesidad, la diabetes, la exposición a determinadas sustancias químicas y factores genéticos. Es importante señalar que las personas que no consumen alcohol también pueden desarrollar cáncer de hígado si presentan otros factores de riesgo.

Mito 5: El cáncer de hígado siempre es sintomático

Realidad: En sus fases iniciales, el cáncer de hígado puede no producir síntomas perceptibles. A medida que la enfermedad avanza, pueden aparecer síntomas como pérdida de peso inexplicable, dolor abdominal, ictericia (coloración amarillenta de la piel y los ojos) e hinchazón abdominal. 

Estos síntomas también pueden asociarse a otras afecciones. Las revisiones médicas periódicas son esenciales para detectar el cáncer de hígado en sus primeras fases, cuando el tratamiento es más eficaz.

Mito 6: El cáncer de hígado siempre es mortal

Realidad: Aunque el cáncer de hígado puede ser una enfermedad grave y potencialmente mortal, no siempre es necesariamente fatal. Como ya se ha mencionado, la tasa de supervivencia del cáncer de hígado varía en función de factores como el estadio del cáncer, el estado general de salud del paciente y la eficacia del tratamiento. 

Los avances en la investigación médica y las opciones de tratamiento han permitido mejorar los resultados de muchas personas con cáncer de hígado. La detección precoz, el tratamiento adecuado y un plan de atención integral pueden aumentar significativamente las probabilidades de supervivencia y el control a largo plazo de la enfermedad.

Mito 7: El cáncer de hígado sólo afecta a las personas mayores

Aunque el cáncer de hígado tiene una mayor incidencia entre los adultos mayores, puede afectar a personas de cualquier edad. Factores de riesgo como las infecciones víricas, la predisposición genética y la exposición a determinadas toxinas pueden contribuir al desarrollo de cáncer de hígado también en personas más jóvenes. 

Es importante que las personas de todas las edades conozcan los factores de riesgo, los síntomas y las medidas preventivas asociadas al cáncer de hígado.

Mito 8: El cáncer de hígado no se puede prevenir

Aunque no todos los casos de cáncer de hígado se pueden prevenir, hay medidas que las personas pueden tomar para reducir el riesgo. Adoptar un estilo de vida saludable, que incluya mantener una dieta equilibrada, hacer ejercicio con regularidad y evitar el consumo excesivo de alcohol, puede ayudar a reducir el riesgo de desarrollar cáncer de hígado. Además, vacunarse contra los virus de la hepatitis B y C y practicar sexo seguro también puede reducir el riesgo de infecciones crónicas que pueden derivar en cáncer de hígado.

Mito 9: No hay nada que hacer si le diagnostican cáncer de hígado

Un diagnóstico de cáncer de hígado es sin duda un reto, pero hay muchas opciones de tratamiento disponibles para ayudar a controlar la enfermedad y mejorar la calidad de vida. Trabajar en estrecha colaboración con un equipo multidisciplinar de profesionales sanitarios, incluidos oncólogos, cirujanos, radiólogos y servicios de apoyo, puede ayudar a las personas a recorrer el camino del tratamiento. 

Los nuevos avances en la investigación del cáncer y la medicina personalizada siguen ampliando la gama de opciones de tratamiento, dando esperanza a los pacientes y sus familias.

Mito 10: El cáncer de hígado es contagioso

El cáncer de hígado en sí no es contagioso. No puede propagarse por contacto físico, por compartir objetos personales o por estar cerca de alguien que padezca la enfermedad. Los factores de riesgo del cáncer de hígado, como las infecciones por hepatitis B o C, se transmiten a través de vías específicas como las relaciones sexuales sin protección, compartir agujas o la exposición a sangre contaminada. 

Sin embargo, el cáncer de hígado en sí no puede transmitirse directamente de una persona a otra.

Mito 11: Los suplementos herbales pueden curar el cáncer de hígado

No existen pruebas científicas que respalden la afirmación de que los suplementos a base de plantas puedan curar por sí solos el cáncer de hígado. Aunque algunas hierbas y compuestos naturales pueden tener beneficios potenciales para la salud, nunca se debe confiar en ellos como único tratamiento para una enfermedad grave como el cáncer de hígado. 

El tratamiento del cáncer de hígado debe basarse en enfoques médicos basados en pruebas y bajo la orientación de profesionales sanitarios cualificados.

Mito 12: El cáncer de hígado siempre provoca síntomas evidentes

Como ya se ha mencionado, el cáncer de hígado no siempre provoca síntomas evidentes, especialmente en sus primeras fases. Por eso son cruciales las revisiones médicas y los cribados periódicos, especialmente en el caso de personas con factores de riesgo como infecciones víricas o antecedentes familiares de enfermedades hepáticas. 

Detectar el cáncer de hígado en una fase temprana puede mejorar significativamente los resultados del tratamiento y aumentar las posibilidades de éxito de la intervención.

Mito 13: Una vez finalizado el tratamiento, no hay necesidad de seguimiento

Una vez finalizado el tratamiento contra el cáncer de hígado, es esencial acudir a citas periódicas de seguimiento con los profesionales sanitarios. Las visitas de seguimiento permiten a los profesionales sanitarios controlar la evolución del paciente, evaluar cualquier posible recidiva, controlar los efectos secundarios y proporcionar apoyo continuo. 

El cáncer de hígado puede tener efectos a largo plazo en el organismo, y la supervisión médica continua puede ayudar a gestionar cualquier complicación que pueda surgir después del tratamiento.

Mito 14: Sólo las personas con factores de riesgo deben preocuparse por el cáncer de hígado

Aunque determinados factores de riesgo, como las infecciones por hepatitis y el consumo excesivo de alcohol, pueden aumentar la probabilidad de desarrollar cáncer de hígado, éste puede afectar igualmente a personas sin estos factores de riesgo. 

Algunos casos de cáncer de hígado no tienen factores de riesgo conocidos, lo que pone de relieve la importancia de mantener un estilo de vida saludable, someterse a revisiones periódicas y estar atento a los posibles síntomas. Ser proactivo con respecto a la salud puede ayudar a detectar a tiempo cualquier posible problema.

Mito 15: El cáncer de hígado no es un problema de salud importante

El cáncer de hígado es un problema de salud grave que no debe subestimarse. Tiene una elevada tasa de mortalidad. Ignorar los riesgos y desestimar la importancia de la detección precoz y la atención médica adecuada puede tener graves consecuencias. Estar informado y tomar medidas preventivas es crucial para mantener la salud y el bienestar.

Pío Hernández, redacción
Pasante de contenidos Fundahígado América

Daniela Malavé Montilla, editora
Licenciada en Comunicación Social

Eugenia Jiménez Alvaréz, revisión
Asistente a la coordinación Fundahígado América
Licenciada en Ciencias Biomédicas

Fuentes:

NOTICIAS RECIENTES

Recaudación de fondos y trasplante de hígado

Explore cómo la recaudación de fondos hace que los trasplantes de hígado sean accesibles, alivia las cargas financieras y mejora los resultados y la calidad de vida de los pacientes.

Al enfatizar el aspecto humano y emplear estrategias efectivas de recaudación de fondos, podemos apoyar colectivamente a quienes lo necesitan y promover un futuro más saludable para todos.

Hígado y salud su conexión

Explore el papel vital del hígado en la digestión, la desintoxicación, la función inmune y la salud en general, comprendiendo sus funciones e implicaciones para mantener un estilo de vida saludable.

Complicaciones Hepáticas

Sumérgete en el mundo del hígado, comprendiendo sus funciones vitales y cómo abordar las complicaciones a tiempo. La clave está en la detección temprana y tratamientos modernos.

HISTORIAS DE PACIENTES

Génesis

Génesis tiene 3 años y nació en Costa Rica con una enfermedad hepática congénita.

Elías

Elías es un joven adolescente con enfermedad hepática avanzada.

Jin

Jin recibió un segmento del hígado de su padre en mayo de 2015.

Dianny

Dianny es una niña de 8 años, nació con una enfermedad hepática congénita.